Complejo de reyezuelos

El Norte, 25 noviembre 2006

Monterrey, Nuevo León, México.

Complejo de reyezuelos

Paz Flores

No es lo mismo una Reserva de la Biósfera como lo es el Cañón de Ballesteros que cualquier

otra área urbanizable o falda de cerro, ya que por sus particulares caraterísticas geohidrológicas

y biológicas debe contemplarse dentro de un marco de sustentabilidad por el impacto que implica.

Existe ignorancia por parte de los reyezuelos de mentalidad depredadora y anquilosada de lo

que significa a profundidad la sustentabilidad. Si se insulta a las personas que defienden la

naturaleza tachándolas de ecologistas fundamentalistas es por ignorancia. Incluso es

desconocimiento llamarlas ecologistas. La ecología es una ciencia muy amplia, en todo caso,

se trata de ambientalistas, porque procuran un respeto al medio ambiente en los procesos

de desarrollo humano.

El entendimiento del comportamiento humano en sus procesos vitales dentro los ecosistemas

es un área de estudio de la antropología. Esa área en particular es interesante, porque es el

humano como espécimen el que con sus ideologías, usos y costumbres sociales, económicas y

productivas se convierte en uno de los que más impacto produce en las cadenas vitales de la

Tierra. De ahí que sustentabilidad implica también establecer un equilibrio entre los procesos

vitales del Planeta con los procesos vitales y de producción del ser humano.

Si la civilización humana no se vuelve sustentable y continúa siendo depredadora, no evolucionará,

y los seres que no evolucionan, desaparecen. De ahí el interés en propagar este nuevo paradigma.

Llamarle conciencia planetaria es una forma de hacer entendible y ampliar este concepto.

Por fortuna, cada vez es más la gente que ya entiende este nuevo paradigma que revolucionará

al mundo en los próximos años. Por ejemplo, los abogados Pablo Toscano y Federico Fernández,

de la firma jurídica Ius Orbis, ofrecieron su ayuda para la defensa de la Huasteca. Ambos estrategas

y aguerridos tomaron la estafeta y respondieron al llamado de los ciudadanos. Lo maravilloso es que

existe ya un encadenamiento de seres conscientes con nuevos paradigmas de acción y pensamiento.

Por parte de estos abogados existe una genuina preocupación por los habitantes del ACNO, se quiere

evitar que a la postre sean expulsados de sus tierras. Piensan en las consecuencias ambientales que

sufriría la ciudad. Ya hay valientes que han denunciado, pero se espera que más gente lo haga. Lo

defenderán con todos los medios legales al alcance. Lo interesante es que esta vía no es política, es

cien por ciento jurídica.

En el caso más reciente en la localidad que atañe a este tema, no se trata de comprar una idea

(no todo en esta vida se trata de comprar, he ahí un error de pensamiento) sino de leer el estudio

del Subconsejo Técnico Científico del Parque Nacional Cumbres, en el que científicos explican al

municipio de Santa Catarina que “el Plan de Desarrollo y Aprovechamiento Sustentable de la

Huasteca 2006-2020 no es un proyecto sustentable, antes al contrario implica la destrucción

de ecosistemas y su posterior urbanización, con graves consecuencias ambientales”.

Ese documento tiene fecha del 8 de septiembre y lo firman diez científicos, entre los que se

encuentran el Dr. Martín Bremer, Dr. Mauricio Cotera, Dr. Humberto Quiroz Martínez, entre

otros, académicos del ITESM, UANL y otras instituciones.

¿Y los reyezuelos? No he terminado con ellos. En diciembre, Roberto Woodin alertó de las

bardas del Rey del Cabrito sobre la afluente del río Escamilla, mismo que nutre a la cascada

Cola de Caballo. Después de un mes que los medios tomaron el tema se logró que tiraran la

barda, pero luego este señor se montó en su macho y la continuó.

Su terreno ya perdió valor. Las acciones de esta persona le quitaron la belleza por la que

valía. Le va a pasar lo que le pasó a la planta de aguas negras que pusieron en medio del

río Pilón en Rayones contra la que se luchó casi un año: se la llevó el río. El agua, tarde o

temprano, toma lo que le pertenece y responde. A sus bardas se las lleva el agua con todo

y corona.

A los reyecitos con cuernos que les llaman fundamentalistas a los ambientalistas, yo les

llamaría incongruentes. Un ejemplo de incongruencia sería, hipotéticamente, ser candidato

por el PRD y luego convertirse acérrimo panista, o ser diablo y ponerse alas de ángel. Eso

último es mitomanía.
pazzz@prodigy.net.mx

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: